Presente un sacrificio que satisface el futuro

Salmos 27:14

Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!

Introducción: cuán difícil es esperar, no sé tú, pero para mí es de las cuestiones mas difíciles, sentir que el tiempo transcurre y llegarte a preguntar si tiene sentido hacerlo. Hay ejemplos de personas que sabían que debían esperar, pero no, no lo hicieron, no creyeron que valiera la pena la espera aquello que iban a recibir.

Esaú. Menosprecio y vendió su primogenitura (Genesis 25:34. Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.)

La primogenitura garantizaba una doble porción de la herencia (Deuteronomio 21:17 más al hijo de la aborrecida reconocerá como primogénito, para darle el doble de lo que correspondiere a cada uno de los demás; porque él es el principio de su vigor, y suyo es el derecho de la primogenitura.)

Derecho a ser cabeza y sacerdote de la familia (éxodo 4:22 Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.)

Sacrifico las bendiciones futuras por los placeres presentes. “He aquí yo me voy a morir” fue el pretexto para sucumbir a la tentación y menospreciar lo que se le había entregado, aquello que le pertenecía por derecho Genesis 25:32. La exageración generalmente acompaña los pretextos de aquellos que no tienen carácter.

Acepto lo poco que le ofrecieron, acepto un producto, una realidad muy baja a un precio demasiado alto, es la forma en la que la sociedad envuelve a los hombres disfrute primero y pague después, en base a eso se creó el crédito, el crédito que para muchos se convierte en una atadura

Esto se ve en la era industrial en la era bancaria, gaste su dinero, primero disfrute todo lo que pueda comprar, de pagar no se preocupe lo hará después. Así se crean vicios en la vida de las personas, alcoholismo, drogas, sexo sin compromiso, entretenimiento, a todas luces gritan “DISFRUTE AHORA, PAGUE DESPUES”.

Las consecuencias de disfrutar ahora y pagar después suelen ser muy severas. Esaú creyó poder disfrutar de lo que era ofrecido sin pagar (Gen 27: 1-5 Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. 2 y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. 3 toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; 4 y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes que muera. 5 y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer.)

No estaba dispuesto a esperar su primogenitura mientras no la viera, ahora estaba a su alcance ahora quería reclamarla, pero era tiempo de pagar aquello que había ofertado en el pasado, nos se equivoco al pensar que podía gozar de los placeres presentes sin con ello arriesgar su futuro prometedor, cuanta gente alrededor del mundo arriesga su futuro por unos momentos de placer por unos cuantos desvaríos, pensamos disfrutar sin asumir consecuencias, pero no es así la factura ya se le había  hecho a Esaú solo faltaba que el pasara a pagar.

Su hermano obtuvo su bendición. Esaú es el claro ejemplo de como alguien puede pensar que puede romper todas las reglas y salirse con la suya, un síndrome semejante al de Sansón.

Un futuro prometedor se puede ir al caño por culpa de las malas decisiones. El futuro es brillante, Dios tiene planes para nosotros, para lo bueno y no para lo malo (Jeremías 29: 11 Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el SEÑOR, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza.) usted sabe que sucedía cuando se les dio esta palabra, no crea que Israel rebosaba de alegría, estaba en un cautiverio, pero Dios les dice hay una esperanza, como podrían sentir esperanza en medio de un cautiverio, como podrían creer en eso pareciera ilógico

La esperanza es una de las principales virtudes cristianas (1 Cor 13:13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. Col 1: 5 Su fe y amor están basados en la esperanza de recibir lo que Dios les tiene guardado en el cielo. Ustedes conocieron esa esperanza a través del mensaje verdadero, o sea, las buenas noticias de salvación)

Esperanza (Apokeima) significa algo que está reservado o guardado. Te preguntaras que es lo que tengo reservado en el cielo (1 Pedro 1: 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,)

La esperanza es el ancla del cristiano, es aquello que nos mantiene unidos a Dios y no importan los fuertes vientos ni las altas mareas de este mundo miserable y ruin, nuestra esperanza viva nos mantendrá sujetos a Jesús y nos mantendrá a salvo (Hebreos 6: 18 Hay dos cosas imposibles: que Dios mienta y que no cumpla lo que promete. Esas dos cosas nos dan confianza a los que nos hemos refugiado en él. Nos fortalecen para continuar en la esperanza que Dios nos da. 19 tenemos esa esperanza tan fuerte y segura como un ancla que sostiene el alma. Nuestra esperanza llega más allá de la cortina [a] del Lugar Santísimo del cielo.)

La esperanza de ser sus hijos, ya nos llamamos hijos, lo creemos así aun no se ha manifestado, en nuestro presente no nos diferenciamos en medio de una multitud, parecemos comunes, normales, corrientes, pero Dios lo prometio nos dio una esperanza del futuro (1 Juan 3: Miren lo grande que es el amor que el Padre nos ha mostrado, ¡hasta llega a hacer posible que seamos llamados hijos de Dios! Y eso es lo que de verdad somos. Por eso la gente del mundo no nos conoce, pues el mundo no conoce a Dios. 2 Mis estimados hermanos, ahora somos hijos de Dios pero todavía no sabemos lo que seremos en el futuro. Lo que sí sabemos, es que cuando Cristo regrese seremos como él, pues lo veremos tal y como él es )

La esperanza sacrifica el presente en el altar del futuro, las personas frecuentemente hacen todo lo contrario, sacrifican su futuro en el altar de lo inmediato, lo que la sociedad desea lo desea ahora mismo, queremos las cosas ¡¡¡ AQUÍ Y AHORA!!!. Pero el cristiano se despoja de la gloria presente, de su comodidad y su pobre satisfacción ¿con que fin?, el único fin, disfrutar la gloria futura, la gloria que descansa en Cristo.

¿Como negarnos los placeres del presente a cambio de un futuro mejor? Esto es fácil cuando llegamos a la completa comprensión de que las cosas que están por venir no son comparables a las presentes, no le llega ni a los talones Romanos 8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

Ya te di un ejemplo de alguien que cambio su maravilloso futuro por algo insignificante, ahora te hablare de alguien que sacrifico algo sumamente deseable por un futuro que no veía Moises un ejemplo de ello.

Hebreos 11: 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

¿Qué es lo que más deseamos? No es acaso riqueza y poder, lo tenia a su alcance no es que lo iba a conseguir lo que imagines al alcance de tu mano. ¿Como podrías renunciar a algo así? La respuesta es bastante simple si dejas algo así es porque aspiras a algo mucho mejor, Moisés renuncio a todo eso, la palabra “abandono” significa literalmente “no tenía interés en” que vida tan llena de poder se puede identificar con un corazón doliente como lo hizo Moisés con los hebreos, se negó a aprovechar el momento para disfrutar de los placeres de la vida.

Sacrifico sus oportunidades presentes en aras de un futuro mejor, tomo la decisión de ayudar a los israelitas oprimidos. Perdió todo poder y gloria terrenales. A cambio pastoreo a un rebaño de ovejas de su suegro, condujo a miles de personas por un desierto.

¿Por qué estuvo dispuesto a tales sacrificios? Hebreos 11:26 tenia la mirada puesta en el galardón

¿Por qué dejo las riquezas sin temer al porvenir? Hebreos 11:27 porque se sostuvo en lo invisible, como si pudiera verlo, aunque no lo veía, lo creía y eso bastaba, basto la esperanza.

A esto aspiramos (1 de Pedro 1: 3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el

Filipenses 3:20 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.)

Tenemos una esperanza viva en Cristo, vale la pena sacrificar el presente por nuestro futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s