¿Estas caminando con tu familia?

Paso de tortuga, no corras como el conejo me dijo algún a vez mi amigo Alfonso.

2Samuel 6:20: “Cuando David regresó a su hogar para bendecir a su propia familia, Mical, la hija de Saúl, salió a su encuentro y le dijo indignada: —¡Qué distinguido se veía hoy el rey de Israel, exhibiéndose descaradamente delante de las sirvientas tal como lo haría cualquier persona vulgar!”

Estaba en su mejor momento, se lleno de alegría junto con el pueblo, fue un gran día, uno maravilloso que no se repetiría, pero cuando volvió, no encontró a una esposa feliz. La realidad es que la forma más rápida de llegar a la cima del éxito es sólo, caminar acompañado siempre es más lento, tendrás que adecuar tu paso al del resto, por ahí existe incluso un texto que narra como los lobos se organizan para viajar de un lugar a otro, hasta adelante irán los lobos mayores ellos marcarán paso, nadie irá más rápido que ellos, hasta tras van los líderes, el alfa el que cuida la manada, esto asegura que no caminen más rápido y la manada se quede atrás.

Si estamos en nuestro mejor momento (llamale profesional, espiritual o el que mejor te parezca) pero tu familia no está contigo tendrá consecuencias, avanza al ritmo que debas, al ritmo de tu familia, de los tuyos o la vida te pasará factura.
La historia termina con Mical siendo maldecida, el verso veinte inicia diciendo que David volvió a bendecir a su familia, pero sucedió lo contrario, el verso 23 finaliza con la peor maldición que existía en el tiempo antiguo.
¡Cuida tu familia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s